Fracasados y contentos

Los relatos que nunca ganaron nada

Mujer simulada (0)

13:55 by , under

Por Eric Ahumada




Exterior. Plano general mañana
Nos encontramos enclaustrados en una colonia popular. El silencio típico de un día feriado, las nubes rulfianas y (a veces audible) el sonido de la autopista que va hacia la capital. Profundo hedor ordinario arrastrado por el viento otoñal o destellos de felicidad melancólica; variables empáticas.
Interior. Paneo oblicuo
El departamento es un cuadrado carcelario, accidental por un rincón práctico y despreocupado por los adjetivos decorativos; extraído, —piensan los personajes con pasión acrítica—, de un grabado de Piranesi. De las paredes cuelgan reproducciones caseras de las seis aguafuertes de Hans Bellmer que acompañan la edición TusQuets de Historia del ojo de Bataille y, sin la misma majestuosidad, guindan notas amarillas y verdes con temas para cuentos, deudas exhibidas con dignidad pagadera, números telefónicos, citas como “Et nous alimentons nos aimables remords,/ Comme les mendiants nourrissent leur vermine…” de Baudelaire, o “Puedo manejar un pico y una pala de nuevo (creo)/ y puedo conseguir/ 25 billetes por un combate a 4 asaltos…”de Bukowski.
En ángulo bajo y barrido una chica se medio quita orgullosa y desinhibida, como citara a Moterroso, a Santos Dicépolo, o Arreola, el pantalón vaquero talla cinco, dejándose los converse negros, mientras tatarea frases apenas perceptibles.
La cámara hace un dolly hacia delante siguiendo el movimiento desinteresado de la chica que se da dúctil y cabrona. Acercamiento al abdomen que se detiene frente a cámara.Una mano ávida le acaricia las nalgas y le juguetea las bragas con moñitos.
—No sé, quizá no termino de irme ni te he cambiando porque te imagino un hombre diferente todos los días —musita—. “Pa’pa’rupa’pa’ euu, euoo/ Pa’pa’rupa’pa’ euu, euoo/ Pa’pa’rupa’pa’ euu, euoo/ Pa’pa’rupa’pa’ euu, euoo/ Nos besamos bailando/ en medio del lugar./ La música ya iba llegando al último compás…” —Explaya a pulmón lleno siguiendo a Rica Canta el Agua que azuza desde el estéreo.



En cuadro la chica da dos paso hacia atrás, gira, piensa quizá, que el mundo cambia mientras se viaja a otro punto fijo y ella intentando ser otras, muchas y ninguna igual a sí misma, ni sí misma parecida a la imagen en el espejo; piensa y cambia o piensa, cambia y se ve en otras. Ofrece sus nalgas redonditas y sus caderas estrechas, quebradizas (parecidas a Martha Higareda), pero tan firmes para soportar, con algunos raspones y un esguince de tobillo (Flashback. Toma con grúa-ciudad-noche), el golpe de un Jetta rojo (dolly-cámara subjetiva), salir volado y caer por la torpeza de un junior a toda velocidad. En Ángulo bajo convida sus nalgas pletóricas, equilibristas y perfectas, de puntillas clásicas exhala tranquilamente su deseo de vivir, zigzaguear y jugar para él a la puta con billetes.



edit post